¿Qué es el Consumo Responsable?

Consumo responsable es un término protegido por organizaciones políticas, ecológicas y sociales que estiman que la humanidad haría bien en mudar sus hábitos de consumo ajustándolos a sus necesidades reales y optando en el mercado por recursos y servicios que favorezcan la conservación de la igualdad social y el medioambiente.

El consumo responsable es una forma de consumir recursos y servicios teniendo presente, aparte de las variables de costo y calidad, las peculiaridades sociales y laborales del ambiente de producción y las consecuencias medioambientales siguientes. Cada producto o bien servicio tiene una historia: ya antes de llegar a la góndola o bien local, exactamente los mismos han pasado por diferentes instancias (materia prima, fabricación o bien ensamblado, distribución, canales de venta, etcétera).

Podríamos esquemáticamente distinguir 3 aspectos esenciales o bien formas de consumir que forman lo que se llama consumo responsable en el Planeta:

  1. El consumo ecológico implica un circuito básico de producción desde la reducción, la reutilización y el reciclado de los diferentes productos sociales. Asimismo se examinan los productos de origen orgánico poniendo el acento en la generación de una agricultura y ganadería ecológicas, la opción por la producción artesana, y todas y cada una aquellas formas de producción que no estropeen las condiciones del medioambiente.
  2. El consumo ético requiere introducir aspectos valorativos en el momento de consumir o bien de decantarse por un producto. Se hace singular énfasis en la parquedad, o sea, se trata de distinguir entre las necesidades reales y las creadas por la publicidad que estimula el consumo como forma de lograr la dicha y el bienestar (consumismo). Esta mirada crítica lleva a una reducción en la cantidad de productos consumidos y por consiguiente reduce el volumen de basura y la polución que se genera en la producción y el consumo.
  3. El consumo social o bien solidario es el que tiene presente las relaciones sociales y condiciones laborales en las que se ha elaborado un producto o bien brindado un servicio. Se podría incluir al comercio justo, el que plantea aproximar al productor con el consumidor final para quitar las mediaciones que elevan los costes. Se trata de abonar lo justo por el trabajo efectuado, tanto a los productores de las zonas periféricas como a los que están en nuestro campo local, y de fortalecer opciones alternativas sociales de producción y también integración, fomentando un desarrollo equitativo y sostenible.

Hábitos para lograr un consumo responsable

habitos compra responsableActualmente vivimos en una sociedad consumista que favorece en buena medida al agotamiento de la naturaleza.

Cuando tiramos la basura un bote en vez del contenedor de reciclaje, no nos ponemos a meditar donde se marcha esa basura. Pensamos que la basura desaparece ni cuanto tarda en descomponerse o si contamina. Ademas de estos factores debemos considerar que los recursos naturales no son infinitos y nos los estamos consumiendo a un ritmo que da temor.

8 Hábitos consumo Responsable

Hoy os hablaremos de 8 hábitos que podemos adquirir para ser un consumidor más responsable:

1. Adquiere solo lo que precises

Estoy seguro que te ha pasado que has comprado algo y jamás lo empleas. Es de las mejores formas de empezar a ser un consumidor responsable, adquiere solo lo que precises y estés seguro de que vayas a emplear. A veces una buena oferta puede tentarnos por lo que es necesario pregúntate ¿verdaderamente lo necesito? Además esto evitará gastos incensarios que ayudan a progresar tu economía.

2. Infórmate de dónde viene lo que compras

Adquieras lo que adquieras siempre y en toda circunstancia hay que mirar las etiquetas de los productos y fijarse con que materiales están hechos o bien de donde viene el alimento.

La idea es comprar el producto que menor impacto tenga con el medioambiente, por ejemplo: si compras en las tiendas de distrito son productos que se han cultivado o bien producido en ligares próximos, el transporte es menos y por tanto es menos polución.

3. Adquiere solo lo que puedas volver a usar

Toda vez que vayas a comprar algo que precisas, pregúntate si lo puedes volver a usar cuando lo acabes de emplear. Lo mejor sería que todo cuanto adquiraramos al final lo podemos usar para otra cosa. Hay cosas que sé que son precisas comprar y no siempre y en toda circunstancia se puede volver a utilizar mas a la mayor parte de las cosas podemos darles otro empleo.

4. Piensa en el medioambiente

Toda vez que vayas a efectuar una adquiere se permite del alto consumo que se tiene y por consecuencia la masiva producción que daña gravemente el medioambiente. No vayas de compras por hobby entretenimiento.

5. No dejes de informarte

Informarte para poder saber lo que compras es básico, cuando veas la tele por poner un ejemplo escoge canales fiables de los que puedas aprender sobre lo que te resulta de interés a fin de que puedas saber comprar mejor.

6. Las ofertas pueden engañarnos

Volviendo al punto anterior de comprar solo lo que necesitamos, en el momento en que te encuentras un movil con un descuento increible no lo adquieras solo por el hecho de que está rebajado, compramo si realmente lo necesitas.

7. Adquiere productos reciclados

Prácticamente siempre y en toda circunstancia tenemos la opción de comprar productos que contengan materiales reciclados. Para impulsar el reciclaje podemos respaldar comprando productos que hayan usado materiales reciclados para su producción.

8. cuidado con la publicidad y las tendencias

No adquieras cosas solo por el hecho de que están de tendencia o bien existe detrás una buena campaña de publicidad, vas a estar conforme conmigo que hay campañas que estan muy bien construidas y crean una necesidad de adquirir sus productos.

Consumo responsable (criterios)

Una de nuestras actividades rutinarias es ir de compras, consumir. Mas nuestro consumo en la mayor parte de las ocasiones es homónimo de “agotamiento”. No tomamos en cuenta las repercusiones para el medioambiente y las personas que habitan el planeta de nuestros procesos de abastecimiento de recursos y servicios.

consumo responsablePor Consumo Responsable comprendemos la elección de los productos y servicios no solo basándonos en su calidad y coste, sino más bien asimismo por su impacto ambiental y social, y por la conducta de las compañías que los realizan.

Otra acepción de Consumo Responsable, o bien consumo crítico, complementaria a la definición precedente, es aquel que implica consumir menos, escogiendo consumir solo lo preciso, y estando atentos a de qué manera nos influye la publicidad en la creación de necesidades innecesarias.

Conforme a la Declaración oficial de Naciones Unidas con ocasión de la Cima de la Tierra de dos mil dos una de “las primordiales causas de que siga deteriorándose el medio ambiente mundial son las modalidades insostenibles de consumo y producción, particularmente en los países industrializados”. En este sentido Naciones Unidas hace un llamado a repasar estas modelos insostenibles, recurriendo a modelos de consumo responsable.

Es un imperativo de nuestro tiempo la realización de un cambio social en torno a nuestros hábitos de consumo. El principio esencial es que todos somos corresponsables con nuestra adquiere de los impactos sociales y ambientales de la producción.

En el medioambiente, soporte de la vida en la Tierra, teniendo presente que debemos priorizar productos con menores impactos ambientales y reducir el consumo de los limitados recursos naturales de que disponemos.
En las personas, asumiendo y defendiendo solidariamente la obligación de asegurar exactamente los mismos derechos para todas y cada una .

Cuando agregamos el título de responsable a nuestro consumo significamos la relevancia que tiene el consumidor para seleccionar entre las distintas opciones que le ofrece el mercado de recursos y servicios, teniendo presente los productos que valoran la justicia social, la moral y la solidaridad, y la protección del medioambiente.

La ciudadanía puede transformar su capacidad de adquiere en un esencial instrumento de presión; como afirma una organización vanguardista en estos temas, puede “votar por sus valores por medio de su acto de compra”. El consumidor y consumidora tienen a su alcance la posibilidad de premiar a los mejores y rehusar a los peores, demandando el cumplimiento de ciertas garantías sociales, laborales y medio ambientales.

Para ejercer un consumo responsable podemos hacernos una serie de preguntas:

  • Cada uno de ellos de nosotros debemos dar la contestación teniendo presente que, en la mayor parte de los casos, efectuar un consumo responsable solo implica efectuar un cambio en nuestros hábitos de consumo que no acarrean comportamientos muy, muy diferentes a los que ya tenemos, no generan inconvenientes notables y no requieren sacrificios concretos auxiliares.
  • ¿He buscado información para lograr mejor calidad y menor costo? ¿De qué forma me desharé de él en el momento en que haya terminado de emplearlo? ¿Está hecho con materiales reciclables? ¿Las materias primas que se emplearon son renovables? ¿Hay algo que tenga que pueda sustituirlo? ¿Te has informado de quién y de qué manera se ha efectuado el producto?
  • ¿Necesito lo que compraré? ¿Deseo satisfacer un deseo? ¿Estoy escogiendo de forma libre o bien es una adquiere apremiante? ¿Cuántos tengo ya? ¿Cuánto lo voy a utilizar? ¿Cuánto me durará? ¿Podría solicitarlo prestado a un amigo o bien a un familiar? ¿Puedo pasar sin él? ¿Podré mantenerlo/limpiarlo/repararlo mismo? ¿Tengo ganas de hacerlo?

En el momento de adquirir cualquier compra, recuerda:

  • Haz un buen mantenimiento de las cosas y cuando acabe la vida útil de un producto, ten presente las posibilidades de reciclar los materiales de que está hecho.
  • Piensa a qué género de comercio deseas favorecer. No olvides que consumir productos locales, productos ecológicos o bien de comercio justo, productos naturales y productos vueltos a utilizar y reciclados, son indudablemente las opciones mejores medioambientales y sociales.
  • comprar con consumo responsableAsegúrate de la calidad de lo que compras, de cara a adquirir recursos más saludables y perdurables.
  • Debes hacerte las preguntas señaladas previamente y, sobre todo, si lo que comprarás va a satisfacer verdaderamente una necesidad o bien deseo, o si lo compras de manera compulsiva.
  • Busca opciones alternativas que minimicen la explotación de los recursos naturales: segunda mano, volver a usar, intercambios, reparación.
  • Infórmate a cerca de las repercusiones sociales y medioambientales de los recursos y servicios. Solicita información. Es tu derecho.