¿Qué es el Consumo Responsable?

Consumo responsable es un término protegido por organizaciones políticas, ecológicas y sociales que estiman que la humanidad haría bien en mudar sus hábitos de consumo ajustándolos a sus necesidades reales y optando en el mercado por recursos y servicios que favorezcan la conservación de la igualdad social y el medioambiente.

El consumo responsable es una forma de consumir recursos y servicios teniendo presente, aparte de las variables de costo y calidad, las peculiaridades sociales y laborales del ambiente de producción y las consecuencias medioambientales siguientes. Cada producto o bien servicio tiene una historia: ya antes de llegar a la góndola o bien local, exactamente los mismos han pasado por diferentes instancias (materia prima, fabricación o bien ensamblado, distribución, canales de venta, etcétera).

Podríamos esquemáticamente distinguir 3 aspectos esenciales o bien formas de consumir que forman lo que se llama consumo responsable en el Planeta:

  1. El consumo ecológico implica un circuito básico de producción desde la reducción, la reutilización y el reciclado de los diferentes productos sociales. Asimismo se examinan los productos de origen orgánico poniendo el acento en la generación de una agricultura y ganadería ecológicas, la opción por la producción artesana, y todas y cada una aquellas formas de producción que no estropeen las condiciones del medioambiente.
  2. El consumo ético requiere introducir aspectos valorativos en el momento de consumir o bien de decantarse por un producto. Se hace singular énfasis en la parquedad, o sea, se trata de distinguir entre las necesidades reales y las creadas por la publicidad que estimula el consumo como forma de lograr la dicha y el bienestar (consumismo). Esta mirada crítica lleva a una reducción en la cantidad de productos consumidos y por consiguiente reduce el volumen de basura y la polución que se genera en la producción y el consumo.
  3. El consumo social o bien solidario es el que tiene presente las relaciones sociales y condiciones laborales en las que se ha elaborado un producto o bien brindado un servicio. Se podría incluir al comercio justo, el que plantea aproximar al productor con el consumidor final para quitar las mediaciones que elevan los costes. Se trata de abonar lo justo por el trabajo efectuado, tanto a los productores de las zonas periféricas como a los que están en nuestro campo local, y de fortalecer opciones alternativas sociales de producción y también integración, fomentando un desarrollo equitativo y sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *